El arte en Cuenca

Logotipo

Cuenca: Catedral (09)

El Trascoro

El Trascoro es el muro que cierra por detrás el perímetro del Coro, que en este caso su altura priva de la perspectiva que nos ofrecería la Nave Central hasta el Altar Mayor.

Teniendo en cuenta que la sillería nueva del Coro de la Catedral no se realizó hasta mediados del s. XVIII, a continuación de la ejecución de la misma se elaboró en el año 1.755 esta obra Neoclásica del Trascoro por el Maestro Mayor de obras de la catedral Fray Vicente Sevila.

Al exterior cuenta en cada uno de sus dos laterales con dos puertas de acceso al coro, más una gran hornacina entre ellas con arco de medio punto donde se cobijan unas pinturas (La Inmaculada en la nave derecha y el Ecce Homo en la de la izquierda), mientras que en el testero se encuentra el Altar de San Fernando y unas estatuas de santos.

Además sobre el Trascoro y mirando desde las naves se pueden ver los tubos de las partes traseras de los órganos catedralicios.

 

 

El testero del Trascoro se adorna con una estatua de piedra en cada uno de sus dos lados( San Honorato y Santo Toribio), y en el centro el Altar de San Fernando con la imágen del Santo entre dos columnas estriadas y capiteles de tipo corintio

Se remata este testero en su parte superior con una balaustrada en piedra.

 

Imagen de uno de los Santos del testero.

Parte trasera de los tubos del órgano vista desde la nave lateral.

La Inmaculada del Trascoro o Virgen de las Candelas

Bajo uno de los arcos laterales del Trascoro, en la nave de San Cristobal y frente a la Capilla de los Apóstoles, se encuentra un Retablo Plateresco de mediados del siglo XVI que fue trasladado aquí proveniente de su anterior emplazamiento en la Nave Mayor, colocándose en este lugar cuando se terminó la obra del coro hacia 1.755.

La pintura de este Retablo es una posible obra de alguno de los discípulos de Martín Gómez.

El Retablo está formado por dos columnas estriadas con capiteles de tipo corintio, que a la mitad de su fuste está decorado con cabezitas aladas de ángeles, y en su predela una decoración grutesca con más angélicas cabecitas aladas en el apoyo adelantado de las basas de las columnas y en el centro dos niños sujetando unas formas espirales que salen de un candelabro.

En el lienzo sobre tabla que preside el retablo figura la Virgen con las manos juntas, túnica rosa y manto azul, apoyada sobre un cuadrante lunar sostenido por dos ángeles, se encuentra rodeada de una variada gloria de ángeles que portan variados símbolos y alegorías de las virtudes de la Virgen.

 

Ecce Homo

Al otro lado del Trascoro, en la nave izquierda o de la Piedad, bajo un arco abierto en su costado lateral se encuentra una tabla con la representación de la escena evangélica del Ecce Homo.

Antes de este cuadro, en este emplazamiento estuvo situado el retablo de S.Mateo y S.Lorenzo.

 

En esta tabla del siglo XVI, Jesús aparece con la corona de espinas, soga al cuello y el cetro de caña entre las manos.

Latitud: 40° 4' 42.6072" N
Longitud: 2° 7' 46.2144" W

El Arte en Cuenca - Nota legal

Página web por Hazhistoria