El arte en Cuenca

Logotipo

Museo Arqueológico (5)

LA ANTIGÜEDAD TARDÍA

Se trata del periodo de transición entre la Edad Antigua y la Edad Media, que cronológicamente abarcaría la época que va desde la crisis del siglo III hasta la expansión musulmana.

Tenemos pues dos periodos artísticos dentro de esta antigüedad tardía: el Tardorromano, durante los siglos IV y V, y el Visigodo en los s. VI y VII.

En la imagen restos de una pieza de cerámica tardorromana.

 

Jarra de vidrio tardorromana

Jarra de vidrio verdoso, de cuerpo ovoide, cuello estrangulado, borde saliente, asa de cinta y base plana, que formó parte de un ajuar de la necrópolis de Albalate de las Nogueras.

Cronológicamente hay que situarla entre los siglos IV-V.

 

Venus

Escultura de mármol tardorromana, de la segunda mitad del siglo IV, proveniente de la villa romana de Noheda.

Esta figura femenina desnuda representa a la diosa Venus, diosa romana del amor, la belleza y la fertilidad.

Es uno de los restos escultóricos hallados en el triclinium (comedor) de esta villa romana. 

El suntuoso triclinium donde se halló es conocido por sus excepcionales mosaicos, pero la sala, no solo estaba decorada con estos pavimentos, sino que también contaba con una vistosa ornamentación con pinturas murales y un zócalo con placas de mármol de alternancia de tonos y tipos.

Todo ello apunta que los propietarios de la villa contaban con capacidad para importar excepcionales piezas de la península itálica y/o de la parte oriental del Mediterráneo.

Cerámica gris.

Tardorrománica, procedente de Segóbriga.

 

Estela Tardorromana

Restos de la parte superior de una estela funeraria en forma de losa circular fragmentada, que tendría un pie trapezoidal para incarla en tierra, que ha perdido.

Realizada en piedra caliza, proviene del Mausoleo de Llanes, en Albendea, a finales del siglo IV- siglo V.

Muestra una decoración de tipo astral, simbología conocida desde la Prehistoria y que abarca todo el Mediterráneo, por lo que en muchas ocasiones se las ha relacionado con divinidades clásicas, hasta llegar a sincretizarse a partir del Bajo Imperio con el Cristianismo, que le da un significado ligado con la inmortalidad, y de ahí su uso funerario.

 

Pasarriendas

De carro, realizada en bronce, con una cronología situada entre los s. IV-VI.

Muestra como motivo decorativo dos delfines afrontados.

 

Petral

La montura o silla de montar de un jinete romano iba sujeta por ambos lados al caballo mediante una cincha, correa o faja y para que no se desplazase llevaba la cabalgadura en el pecho un petral, como el de la imagen.

 

 

 

Pendientes de Albendea

Procedentes de la necrópolis visigoda de Albendea, esta pareja de pendientes en forma de aro fueron realizados  en oro con cabujones de granate cuya cronología se sitúa entre los siglos VI-VII.

 

Altar Episcopal

De época visigoda, sglo VII-VIII, y posiblememnte procedente de Segóbriga, este altar realizado sobre piedra caliza, de forma rectangular y rebaje en su parte superior, está decorado con cruces y símbolos eucarísticos.

 

 

Hebilla de cinturón procedente de una necrópolis visigoda.

Pendientes de arete

Pareja de pendientes de aro realizados en oro, con terminación poliédrica y placa estrellada con adornos de plata y bronce, cuentas y pedrería, que proceden de la necrópolis visigoda de Los Balconcillos en La Dehesa de la Casa, en el término de Fuentes, siglos VI-VII.

Este tipo de material muestra las influencias orientales que lleva consigo el pueblo visigodo relacionadas tanto con el mundo oriental, como con el bizantino.

Cruz calada de Villalba del Rey

Piezas de Segóbriga en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid

Aunque estas piezas no se encuentran en este Museo de Cuenca, se muestran en este espacio ya que corresponden a este periodo de la antigüedad tardía y proceden de la provincia de Cuenca, en concreto de la Basílica de Segóbriga.

La basílica de Segóbriga es una de las construcciones cristianas suburbanas más destacadas de la península ibérica, y poseyó una rica decoración escultórica en piedra caliza, conservada  de forma parcial, que refleja la transición entre la escultura tardorromana y la visigoda.

En la misma se hallaron también las lápidas sepulcrales, hoy desaparecidas, de diversos obispos de los siglos VI-VII, como Nigrinus y Sefronius, entre otros.

Las imágenes de las 4 piezas que posee el Arqueológico Nacional se muestran a continuación.

 

Las 4 piezas que se exhiben están decoradas con motivos de roleos vegetales y elementos sogueados formando composiciones geométricas.

Pieza de la basílica e Segóbriga

Pieza de la basílica de Segóbriga

Pieza de la basílica de Segóbriga

Pieza de la basílica de Segóbriga

Pieza de la basílica de Segóbriga

Anillo de oro

También se encuentra expuesto en una vitrina del Museo Arqueológico Nacional de Madrid este anillo de oro, catalogada su realización entre los siglos IV-VII, y cuya posible procedencia es la población de Huete.

Las piedras que contiene el anillo son Aljófares (perlas pequeñas de figura irregular) y Berilos (mineral que entre sus variedades figura la esmeralda).

Otra imagen del anillo

Zarcillo

Pendiente o arete, siglos V-VII, posiblemente procedente también de Huete.

 

Otra imagen del zarcillo

Latitud: 40° 4' 40.2276" N
Longitud: 2° 7' 44.166" W