El arte en Cuenca

Logotipo

Cuenca: Catedral (21)

Capilla de Nuestra Señora del Sagrario

 

Esta Capilla abierta a la girola es fastuosa debido a la utilización para su construcción de mármoles y jaspes en toda ella.

Fue erigida entre los años 1.629 y 1.655 según proyecto del arquitecto Fray Alberto de la Madre de Dios, con forma de planta de cruz griega y cúpula con lucernario.

En cuanto a las pinturas, tanto las de los lienzos como las de las bóvedas y cúpula fueron realizadas por el artista conquense Andrés de Vargas entre 1.652 y 1.655.

Imagen tomada desde la girola, en la que al fondo se ve la reja de entrada a la Capilla.

La reja de entrada a la Capilla es una obra de los Juan Díaz de los Herreros, Mayor y Menor (padre e hijo), maestros herreros provenientes de la villa de Madridejos.

Igualmente, estos artesanos del hierro elaboraron en el interior de la Capilla dos balcones y dos pequeñas ventanas a los lados del Altar Mayor.

Bóveda en la girola antes de la entrada a la Capilla.

La reja se estructura en dos cuerpos; el inferior ó principal con dos puertas practicables y el superior formado por dos partes: la parte baja como continuación de las puertas y la parte más elevada o montante.

Barrotes de las puertas batientes, ornamentados en su zona central, que en su basamento inferior poseen unas planchas metálicas con decoración romboidal y rectangular.

Cuerpo superior de la reja, con la parte inferior fija y remate por encima que ocupa toda la anchura del arco de ingreso a la capilla, con una única decoración de un jarrón.

 

La Capilla, obra realizada conforme al estilo propio de la última etapa del renacimiento español tiene 3 retablos, uno frontal que aparece al fondo y otro a cada uno de sus lados.

El acceso a la Capilla, se realiza en su primer tramo bajo una bóveda donde figuran unas pinturas de ángeles tocando instrumentos musicales como estos del laúd y el arpa expresando gloria y alabanza.

En cada uno de los lados de la bóveda de la entrada a la Capilla hay un balcón. 

Este Retablo principal Central está dedicado a la titular Virgen del Sagrario y está compuesto por predela, cuerpo principal con columnas estriadas de orden corintio (en este caso 3 a cada lado), y un montante.

El frontal de la mesa de altar está confeccionado con mármol de Buenache de la Sierra

Peana sobre la que reposa la imagen de la Virgen titular de la Capilla, también conocida como Virgen de las Batallas.

Imagen de la Virgen del Sagrario, talla realizada en época románica, siglo XII, y conocida en su momento como la Virgen de las Batallas ya que parece ser que Alfonso VIII la llevaba sobre el arzón de un caballo en sus campañas guerreras así como en su conquista de Cuenca, convirtiéndose tras ello como patrona de la ciudad.

En su origen esta imagen románica era una talla de bulto, pero en el siglo XVII, al hacer esta capilla y tratar de convertirla en figura de vestir fue mutilada, cortando por la mitad su talla e hicieron una armadura para dar forma al bulto, repintando su rostro, modificando manos y añadiendo su vestido.

Rostro de la imagen de la Virgen del Sagrario.

Rostro de la imagen del Niño Jesús

Montante del Retablo Central o principal con lienzo en el que se representa el misterio de la Asunción de María, con manto azul y túnica roja, y una corona de ángeles sobre su cabeza, mientras otros cuatro, colocados bajo sus pies, parecen ayudarla a su subida a los cielos.

Altar izquierdo de la Capilla, o del Evangelio.

Consta de un retablo renacentista formado por predela, cuerpo principal con columnas estriadas a cada lado, de orden corintio, y un montante.

La predela posee unos tableros o portezuelas caladas que se utilizaban antiguamente para guardar reliquias.

El lienzo situado en el cuerpo principal de este Retablo muestra la escena del Nacimiento de la Virgen, con un grupo de tres mujeres que atienden a la Virgen-Niña, mientras que otras dos acompañan a Santa Ana medio incorporada en su lecho.

En el ángulo inferior derecho San Joaquín sentado y leyendo un libro.

En el cuerpo superior o ático del retablo, otro lienzo entre pilastras representando la escena de la Presentación de la Virgen en el Templo.

El Retablo de la derecha o de la Epístola está dedicado a San Julián.

Se trata de otro retablo renacentista formado por predela con portezuelas caladas, cuerpo principal con columnas estriadas y capiteles corintios y un montante.

Lienzo en el cuerpo principal en el que San Julián, arrodillado, recibe la palma de manos de la Virgen.

Detalle del lienzo de San Julián.

Lienzo de la parte superior o montante del retablo en la que en el centro se representa una figura central, semidesnuda, que sostenida por dos ángeles parece elevarse entre nubes hacia las alturas.

Se suele interpretar como una alegoría de la subida de un alma a los cielos.

Cúpula de la Capilla sobre cuatro pechinas en las que en cada una de ellas se nos ofrece las diferentes escenas de la Anunciación, Visitación, Nacimiento de Jesús y Adoración de los Reyes Magos.

En la cúpula se representan las tres virtudes teologales: Fe, Esperanza y Caridad, así como las cuatro cardinales: Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza, y entre ésta y la Fe la imagen del Buen Pastor como figura central.

Por encima y entre los ocho ventanales hay figuras de pie, e igualmente otros adornos complementarios como son niños portadores de frutos, mascarones, ángeles, motivos florales, etc.

Parte superior de la cúpula y su lucernario.

Detalle de una de las pinturas de la cúpula.

Latitud: 40° 4' 43.266" N
Longitud: 2° 7' 43.9572" W

El Arte en Cuenca - Nota legal

Página web por Hazhistoria