El arte en Cuenca

Logotipo

Parra de las Vegas, La: Puente del Castellar

 

PUENTE DEL CASTELLAR

 

El Puente del Castellar, denominado también “de la Carpintería”, salva el cauce del río Júcar que en su discurrir por este lugar delimita los términos municipales de La Parra de las Vegas y Fresneda de Altarejos

El origen o motivo para la construcción de este puente se debe a la preexistencia en este paraje de un molino y un batán (heredad de la Carpintería). Estos ingenios hidráulicos del Castellar, que eran propiedad del arzobispo de Toledo Gil de Albornoz y de sus hermanos, fueron donados el 13 de agosto de 1345 al Deán y Cabildo catedralicio de Cuenca.

A mediados del siglo XVI el Cabildo levantó en madera un puente para el paso propio desde la Cañada Real de los Serranos y el Camino Real de Granada con las diversas pertenencias que la sede conquense detentaba a ambos lados del rio hasta el siglo XIX.

 

Ese puente realizado en madera, con el que se daba acceso a los molinos, permaneció hasta que en el año 1622, tras sucesivos derrumbes por grandes avenidas del Júcar, se decidió construirlo en piedra para una mayor consistencia del mismo.

No obstante el puente siguió periódicamente recibiendo reparaciones hasta que en el siglo XVIII se produjeron unas amplias obras de reforma y construcción que se ejecutaron desde el año 1744 hasta el 1748, ofreciendo la estructura actual con que se le conoce, si bien recientemente se ha procedido a una última restauración.

Tras esta reciente intervención, consistente principalmente en la reconstrucción del antepecho o pretil y actuación en algunos daños existentes en los torreones, molduras o listeles y rejuntados, el puente vuelve a ofrecer su aspecto original que ofrecía en el momento de su construcción en el siglo XVIII.

El puente, realizado en mampostería de piedra y con sillares en los arcos de medio punto, consta de tres tramos y dos ojos además de contar con dos pilares o estribos poligonales a los lados del mayor de los arcos.

Un listel o moldura lisa a modo de imposta, formada por una hilada de sillares de similar tamaño, discurre por la parte superior de los arcos y pilares delimitando el arranque del pretil.

 

El tramo central del puente posee el mayor de los dos ojos, con una luz aproximada a los 20 metros. El arco, que salva el cauce del río, está construido con grandes sillares que apoyan sobre roca. En uno de sus arranques se aprecian unos sillares escalonados y por encima, en el intradós del arco, unos mechinales

El otro tramo al sur posee el arco de medio punto que apoya igualmente sobre roca y está realizado también en sillería, con un vano de menor altura y anchura.

Los dos pilares del puente, que poseen forma poligonal de tres lados, están construidos con el mismo tipo de mampuesto que el resto, presentando en las esquinas sillares.

 

 

Imágenes de la calzada o tablero alomado del puente con el ápice sobre la clave de su arco mayor. A los lados se comprueban los pretiles, con el espacio de sus apartaderos sobre los espacios dispuestos sobre los pilares, y el enmorrillado o suelo empedrado que lo recubre.

Diversas imágenes del puente

Imágenes del puente antes de su última restauración.

 

NOTA:  Un amable lector (Adolfo Igualada Vera) nos pasa el siguiente comentario aclaratorio al respecto de este puente: 

"Respecto a esos puentes o puente, en los últimos dos años conozco   tres publicaciones: "El puente de la Carpintera y los molinos de El Castellar" ,
2019, de Almudena Serrano Mota, "El complejo industrial del Cabildo de la
Catedral de Cuenca en el Castellar (Fresneda de Altarejos): el puente, el
molino y el batán. La heredad y el puente de la Carpintera" , 2021, de
Yolanda Fernández Valverde y José Luis Martínez y " De Mercaderes a la
Grandeza de España...." de Yolanda Fernández Valverde.
Almudena Serrano Mota afirma en su artículo que el puente de El Castellar y
el puente de La Carpintera es el mismo puente. Un solo puente.
Yolanda Fernández y José Luis Martínez documentan que son dos puentes
distintos. El Castellar sobre el río Júcar y el puente de La Carpintera
sobre el río de Las Tejas. La heredad de la Carpintera no se halla muy lejos
de El castellar, también era propiedad del Cabildo de la Catedral de Cuenca
y en el rio que dicha propiedad se construyó dicho puente. Este puente era
necesario como paso de un ramal de la vereda de los chorros y hacia las casas
y molino de El Castellar por parte de los vecinos de los pueblos limítrofes.
En el libro " De mercaderes a la Grandeza de España, de los Enríquez de
Cuenca a los Queipo de Llano, condes de Toreno, ss. XVI-XIX", 2021,  basado
en su tesis doctoral leida en el año 2020,  Yolanda Fernández vuelve a
documentar la existencia de los dos puentes en ríos y en parajes distintos".

 

 

El Arte en Cuenca - Nota legal

Diseño web por Hazhistoria