El arte en Cuenca

Logotipo

Tarancón: Iglesia de La Asunción de Ntra. Sra. ( II )

Retablo del Altar Mayor
 

Realizado por el escultor entallador renacentista Pedro de Villadiego hacia el año 1.548 en estilo plateresco, contó para la realización del mismo con la colaboración de otros dos importantes entalladores como son Giraldo de Flugo y Diego de Tiedra.

Con unas dimensiones de 15 m. de alto y 9 m. de ancho, ocupa casi totalmente el ábside, habiéndose adaptado su elaboración arquitectónica al espacio existente en la cabecera de la iglesia.

Todo él está realizado con madera de nogal, tallada y posteriormente estofada.

 

(Datos en parte extraidos del libro "Pedro Villadiego y el retablo mayor de Tarancón" de Dimas Pérez).

Queda conformado el retablo con una base de banco ó predela, sobre el que se levantan cuatro cuerpos o pisos horizontales rematados por un ático ó coronamiento, presentado verticalmente cinco calles separadas por hileras de columnas en balaustre, que recorren de abajo a arriba el retablo, y dos entrecalles con hornacinas.

Como los demás retablos platerescos, se compone de una serie de relieves, estatuas, frisos, cornisas, medallones y columnas.

Las estatuas están alojadas en nichos avenerados, ocupando todo el primer cuerpo, así como en las entrecalles que flanquean la calle central.

La imagen titular del retablo y de la iglesia, la Virgen de la Asunción, ocupa la hornacina principal del segundo cuerpo.

Sobre la base de la predela se encuentra el primer cuerpo del retablo formado por diez hornacinas dispuestas en dos grupos de a cinco, con estatuas de realización contemporánea, y en el centro el sagrario.

Entre los cuerpos segundo, tercero y cuarto se desarrollan las escenas talladas en relieve originales del retablo.

Y en la parte superior, el ático muestra en el centro un Calvario con estatuas, angelotes y medallones a sus lados.

En los extremos laterales queda enmarcado el retablo con un elaborado guardapolvos con bajorrelieves en los que figuran santas mártires y ángeles con emblemas de la Pasión.

Las columnas abalaustradas son de orden jónico las de los cuerpos primero, cuarto y ático, siendo de orden corintio las restantes.

Predela y primer cuerpo

La predela, en la base del retablo, está conformada mediante unas figuras de ángeles desnudos en relieve, decoración de guirnaldas y cuatro atlantes sobre los que se apoya el primer cuerpo del retablo.

Sobre la predela discurre un ancho friso con medallones, angeles y grutescos y sobre el mismo las hornacinas correspondientes al primer cuerpo.

Detalle de las calles laterales del lado derecho del primer cuerpo, con hornacinas averenadas y estatuas de factura contemporánea.

Segundo cuerpo

A un lado y a otro de la hornacina central de la Asunción, las esculturas de las calles nos muestran cuatro escenas, de izquierda a derecha: Nacimiento de Juan Bautista, el Bautismo de Jesús, la Aparición de Cristo a la Magdalena y la Anunciación, detalladas a continuación.

En las escenas de las calles de la izquierda, la del Nacimiento de Juan Bautista cuenta con cuatro figuras femeninas, destacando en el centro la talla del niño Juan.  Isabel, apoyada en almohadas, se incorpora en el lecho ofreciendo el niño a su prima María, que está arrodillada a la derecha; en segundo término, la matrona sostiene por la espalda a Isabel y conversa con una doncella, que porta un canastillo de frutas para la recién parida.

En la escena de la derecha, que corresponde al Bautismo de Jesús, la figura de Juan derrama agua sobre la cabeza del Salvador que tiene recogidas sus manos sobre el pecho.  Por encima, el Padre Eterno desde una nube envía la paloma del Espíritu Santo, mientras un joven de dorada cabellera guarda en sus brazos las vestiduras de Jesús.

En esta escena de la Aparición de Cristo a María Magdalena en la mañana de Pascua, ya en la calle interior del lado derecho del mismo segundo cuerpo, muestra la página del Evangelio "Noli me tangere" en la que Jesús apoya su mano izquierda en una pala, herramienta que da a entender la confusión que ha tenido la Magdalena creyendo ver en él al hortelano; ella adora ya de rodillas al Señor, dejando a un lado el vaso de perfumes preciosos que traía para embalsamar mejor el cuerpo de Cristo; el huerto, enriquecido de arbustos, está vallado y fuera, en el fondo, se narra la aparición a los de Emaús, en dos momentos: primero en el camino y después dentro de casa, en que, sentado Jesús a la mesa entre los dos discípulos, se les descubre al partir el pan.

En esta escena de la Anunciación, se repite el envío del Espíritu Santo por el Padre desde el cielo, sobre un doselete que encuadra la figura de la Virgen. María arrodillada en su declinatorio, sobre el que hay un libro entreabierto recibe el mensaje; el ángel Gabriel, alado, señala con su derecha hacia arriba, de donde ha de descender "la virtud del Altísimo", que realizará el misterio de la Encarnación.

La imagen o estatua de la Asunción, titular del retablo y de la iglesia, ocupa la hornacina principal del segundo cuerpo, centro intencional de toda la obra.

Tercer cuerpo

Los relieves del Nacimiento y Pasión de Cristo se encuentran en este tercer piso.  

De izquierda a derecha se encuentran "La Santa Cena", "Oración en el Huerto", "Nacimiento de Cristo" en la hornacina central, y el "Prendimiento" y "Camino del Calvario" en las calles laterales de la derecha.

También se encuentran en las entrecalles las imágenes de Santa Quiteria y Santa Marina, y sobre ellas medallones con las cabezas de dos de los cuatro profetas mayores.

 

En la Cena del Señor, presidiendo la mesa, Cristo levanta su mano derecha para bendecir, mientras que con la izquierda sostiene el cáliz junto al pecho.

Juan reposa delante del Señor sobre la mesa, donde se distingue una bandeja con el cordero pascual.

El fondo es una sencilla puerta cerrada por cortinas y un luneto a cada lado.

En la Oración del Huerto están en primer término las figuras de Pedro, Juan y Santiago, soñolientos, apoyado cada uno sobre un libro cerrado.

En segundo término, Jesús en su oración es confortado por un ángel, que le muestra en una mano el cáliz de la Pasión y en la otra la cruz del sacrificio.

Judas, con la bolsa de los dineros, penetra por el fondo del huerto, acompañado de soldados, algunos de los cuales se ven todavía por detrás de las tapias.

 

En el centro de la composición de este tercer cuerpo se encuentra el panel con la representación del Nacimiento de Cristo.

Este espacio central está pleno de una rica decoración, con grandes columnas abalaustradas que enmarcan las entrecalles, así como un ancho friso de grutescos con mascarones representando cabezas humanas y ángeles.

En las entrecalles las esculturas de busto redondo con las figuras de Santa Quiteria y Santa Marina, y sobre cada una de ellas un medallón con representación de las cabezas de los otros dos profetas mayores.

 

En el Nacimiento de Cristo, toda la atención converge sobre el Niño desnudo, que, acostado en el pesebre, recibe la adoración de María.

San José a la derecha, de pié, se apoya en un bastón.

Junto a las cabezas inclinadas del buey y de la mula, penetran en el establo dos pastores tocados con monteras, portando sus regalos: un ave el uno y un cordero el otro.  Sigilosamente asoman por la ventana otros pastores.

En la escena de la izquierda que representa el "Prendimiento de Jesús", a la vez que Judas le saluda con un beso apoyando su diestra en el hombro de Jesús, un soldado romano alarga groseramente la mano hacia él, escena que tiene su paralelo en segundo término: San Pedro con la derecha levanta la espada y con la izquierda coge por la barba a un criado.

Se completa la narración con una serie de personajes, que portan antorchas, faroles y armas varias, recordando aquello de "como a un ladrón salísteis a prenderme"

En la escena de la derecha del "Camino del Calvario", Cristo coronado de espinas porta la cruz, que tiene forma de tau, por la calle de la Amargura.

Un soldado tira de la soga que lleva Cristo al cuello para dar más dramatismo a la escena; el Cirineo ayuda a llevar la cruz; acompañan otros soldados a pie y a caballo.

 

Cuarto cuerpo y coronación

En el cuarto cuerpo hay dos medallones que representan uno a Santa Bárbara y el otro a Santa Catalina mártir.

También las tallas con las imágenes de San Fabián y San Sebastián.

Y además los relieves de "Santa Ana" a la izquierda, "Cristo en brazos del Padre Eterno" en el centro, y la "Impresión de las llagas de San Francisco" a la derecha.

El ático, con un Calvario en el centro, culmina con un frontón triangular. 

 

En este relieve, Santa Ana tiene en sus rodillas al Niño Jesús, el cual alarga la mano hacia la manzana que le ofrece María.

Parece ser que esta obra debió acoplarse en el Retablo proveniente de otro espacio, y que su factura sería algo anterior a la del resto del retablo, posiblemente gótica del XIV.

En el panel central de este cuarto cuerpo el Padre Eterno, con tiara piramidal dorada, sentado en trono invisible en medio de una orla de nubes y angelillos, recibe en sus manos el sacrificio de Cristo, que aparece muerto sobre una cruz en forma de tau.

San Francisco en este panel, en éxtasis, recibe la impresión de las llagas. En lo alto de la escena se deja ver un serafín de seis alas, que emite de su cuerpo una serie de rayos luminosos.

Fray León no aparece enterarse, así es de profunda su meditación, de lo que le sucede al pobrecillo de Asís.

En el fondo se ve la cumbre del monte Alvernia, coronado por una iglesia (en el Santuario de La Verna, a unos 160 km. de Asís, se encuentra la Capilla de los estigmas, lugar donde las recibió San Francisco de Asís).

 

Ático

En el ático, que termina lógicamente en frontón triangular, entre dos columnas abalaustradas, se aloja el Calvario, y a los lados del mismo se hallan las imágenes de Santa Corona y San Víctor, patronos de Tarancón.

Esta parte superior o coronamiento del retablo se orla de medallones con efigies bíblicas, y de figuras exentas de angelillos de pequeñas alas, sosteniendo cartelas y portando instrumentos varios, cabalgando algunos sobre fantásticos dragones. 

El Calvario tiene un fondo de lienzo pintado en el que aparecen  la luna y el sol, motivos clásicos de Crucifixión.

Latitud: 40° 0' 39.5928" N
Longitud: 3° 0' 10.062" W

El Arte en Cuenca - Nota legal

Diseño web por Hazhistoria