El arte en Cuenca

Logotipo

Castillejo del Romeral: Iglesia de San Pedro

 

IGLESIA PARROQUIAL DE SAN PEDRO AD VINCULA

 

Este templo es un edificio de tipo barroco, realizado en el siglo XVII sobre otro anterior de estilo románico de una sola nave que tenía techo cubierto de madera.

 

En la silueta que ofrece la vista en conjunto del edificio destacan en su parte más elevada el cimborrio de planta cuadrada, que se alza sobre el crucero del templo, y la torre que se levanta a los pies.

La iglesia está realizada en mampostería, con refuerzo de sillería en las esquinas.

Igualmente se utilizaron sillares en el recercado de puertas y ventanas, así como en la cornisa, impostas y en la torre en su totalidad. En la cabecera, el muro de su ábside cuenta con sillería en su mitad inferior.

Un zócalo con diferentes alturas, en su mayoría ejecutado con mampuesto aunque también en algunos puntos con sillares, se desarrolla por la parte inferior de los muros del edificio. El remate de este basamento se cubre con una moldura de perfil abiselado efectuada en sillería.

Adosados a los muros laterales exteriores de cada uno de los paramentos norte y sur de la iglesia, se elevan sendos contrafuertes de planta rectangular para refuerzo de los empujes provenientes de la bóveda.

 

La iglesia cuenta con dos puertas de entrada: la situada en el muro norte, hoy en día cegada, que corresponde a su antigua fábrica, y la que se abre en el muro de mediodía que es la que se utiliza actualmente.

En esta imagen se puede contemplar parte del muro sur de la parroquial, con su zócalo, portada de acceso, dos ventanas y cornisa de triple moldura. Sobre ella aparece el cuerpo de campanas de su torre.

La Portada de mediodía se configura en dos cuerpos: el inferior se desarrolla entre dos pilastras lisas laterales de planta rectangular, que apoyan sobre dos basas superpuestas también lisas, al igual que sucede con sus capiteles que sirven de apoyo a un frontón triangular.

Flanqueada entre estas pilastras se encuentra la puerta de entrada al templo, bajo arco de medio punto con dovelas molduradas que apoyan en impostas sobre jambas lisas.

En el frontal de la pilastra derecha de la portada hay dos relojes de sol, uno en su parte superior y otro en la inferior.

El cuerpo superior de la portada éste muestra un frontón triangular partido en cuyo centro se abre una hornacina que cobija una imagen.

Hacia la mitad de los lados oblicuos del triángulo se elevan sobre los mismos sendos remates arquitectónicos barrocos consistentes en pináculos de bolas realizados en piedra.

La hornacina, que parte desde el tímpano del frontón y se eleva por el entrecortado de los lados del triángulo, muestra un diseño similar al del cuerpo inferior. Esta se forma entre dos pilastras de frente rehundido, con capiteles similares y terminación de frontón triangular, sobre los que descansan tres remates con adornos de pináculos de bolas, uno en el ángulo superior y otros dos sobre cada lado oblicuo.

 

En el centro de la hornacina avenerada y sobre una repisa o ménsula moldurada se sitúa una figura en piedra de cuerpo entero que podría corresponder al titular de la iglesia, San Pedro Ad Vincula.

La Torre, de planta cuadrada, se asienta a los pies de la iglesia, adosada al centro de su muro de poniente.

Desde su base, con alto zócalo, hasta su último cuerpo está edificada toda ella en sillería. Sobre el zócalo se levantan tres cuerpos que van estrechando su planta a medida que ascienden.

Cada cuerpo queda separado del otro a través de diferentes remates: el zócalo con una moldura biselada; el primer cuerpo con el segundo por medio de una cornisa realizada con tres filas de sillares decrecientes en altura en la que la inferior sobresale ligeramente sobre el primer cuerpo; y el segundo cuerpo con el de campanas a través de una cornisa moldurada.

En el costado sur de la torre se abren, para su iluminación interna, dos ventanos en el primer cuerpo y otro en el segundo, recercados igualmente sus vanos con sillares.

 

El cuerpo superior posee cuatro vanos para campanas, con arcos de medio punto, que están enmarcados por pilastras lisas de poco resalte.

También se aprecia en el campanario que este último cuerpo de la torre tiene reforzadas sus esquinas con otros sillares superpuestos, y su cornisa está formada en su base por una moldura abocelada.

 

La cubierta de la torre posee un chapitel que se remata con una bola sobre la que se erige una veleta metálica en forma de cruz con terminaciones flordelisadas, con un gallo por encima.

Su Interior está formado por tres naves de igual altura: la central de mayor anchura que las laterales, separadas por tres pares de pilares de base cuadrada, sobre corto zócalo más amplio, en los que se apoyan los arcos fajones y formeros.

La planta rectangular del edificio se organiza en cuatro tramos cubiertos con bóvedas de arista. Las correspondientes a las naves laterales descansan en los pilares citados y en unas pilastras que se apoyan en los muros laterales del templo.

Una cornisa moldurada se desarrolla por los muros de la iglesia a la altura de los capiteles de las pilastras.

El crucero, que cuenta con ventanas en sus muros laterales, se cubre mediante cúpula semiesférica sobre pechinas en la que se aprecia los resaltes de sus costillones y entre ellos el intercalado geométrico de cuadrángulos.

 

El Retablo Mayor, de estilo barroco, está situado en la cabecera de la nave central bajo bóveda de arista, donde se abre otro vano en su muro sur para su iluminación.

El retablo está formado por predela, cuerpo central y ático, que remata en forma semicircular, todo ello con copiosa decoración dorada.

Las grandes columnas salomónicas de su cuerpo central, decoradas con motivos vegetales y terminación de volutas, muestran también en los fustes de las laterales una decoración de hojas de parra y racimos de uva.

 

En el espacio de la predela sobresalen las cuatro ménsulas que soportan las columnas salomónicas, con decoración vegetal que remata en cabezas de puttis. En su rehundida parte central se encuentra el tabernáculo.

En las calles de su cuerpo central se abren tres hornacinas con arcos de medio punto muy adornados: las laterales, con repisas para imágenes, cuyos arcos descansan sobre capiteles de pequeñitas columnas con fustes igualmente de tipo salomónico, y la hornacina central de mayor espacio en la que se encuentra colgada la talla de Cristo Crucificado.

El ático presenta en el centro del mismo, entre otras columnas salomónicas, una hornacina con arco de medio punto en la que se dispone la imagen de San Pedro Ad Vincula, patrón de la parroquial. Sobre la hornacina figura la representación de una corona que remata con una cruz.

En la nave del Evangelio se encuentra un altar confeccionado con restos del antiguo órgano, y en la de la Epístola el denominado Retablillo, con aislados fragmentos de tablas, columnas y tallas que formaban parte de un retablo renacentista realizado en 1555 por Martín Gómez el Viejo.

El Retablillo se forma en su parte superior con dos tablas que representan la Epifanía y la Presentación en el Templo. En medio, se sitúan dos frisos con relieves; y en la parte inferior, entre hornacinas aveneradas vacías de arco de medio punto, dos medallones en cuyo interior aparecen en pintura los bustos de San Juan Bautista y San Antonio Abad.

El alto coro que se sitúa sobre el primer tramo de la nave, a los pies del templo, queda protegido por una balaustrada con barrotes de madera policromada. En la nave central se apoya el coro sobre un amplio arco rebajado y en las laterales sobre arcos de medio punto.

Bajo el coro se encuentra el acceso a dos capillas: una en el centro, que ocupa el espacio inferior interno de la torre de la iglesia. Esta tiene portada de acceso de arco de medio punto que presenta una cancela de madera con barrotes policromados y en su interior pequeña cúpula sobre pechinas. La otra capilla, cuya cancela de madera es monocroma y da entrada a la Capilla del Bautismo, es la que conserva su pila bautismal.

La Pila de esta parroquia muestra en su copa semiesférica una decoración de tipo románico.

Está labrada en piedra caliza que descansa sobre un pie formado por una basa o plinto cilíndrico y un fuste de cono truncado de posterior factura.

Se decora su copa con una moldura sogueada desgastada en su borde superior, una cenefa bajo ella, y en la parte inferior una ornamentación gallonada.

La cenefa, delimitada entre dos incisiones horizontales, presenta una decoración formada por el relieve de una cinta continua plana que se desarrolla en forma de línea dentada o zig-zag (en el románico la línea dentada que decora las pilas bautismales simboliza la “Fons Vitae”, la fuente de la nueva vida a la que nace el cristiano cuando se bautiza).

Se puede apreciar en el fondo de esta cenefa vestigios de su policromía, en este caso con restos en tono azul.

La superficie de la parte inferior está decorada con gallones comprendidos entre arcos doblados de medio punto, que apoyan en capiteles de gruesas columnas que se recogen en la base de la copa.

En las enjutas creadas por los arcos se desarrolla una sencilla decoración incisa de tipo vegetal.

 

 

 

Latitud: 40° 8' 46.806" N
Longitud: 2° 29' 49.974" W

El Arte en Cuenca - Nota legal

Diseño web por Hazhistoria