El arte en Cuenca

Logotipo

Villaescusa de Haro: Convento de la Santa Cruz

 

Convento de la Santa Cruz o de los Dominicos.

 

El origen del Convento comenzó en en el año 1.535, con la llegada al lugar de dos frailes dominicos predicadores, fray Gaspar Portugués y fray Pablo de la Cruz, contando con la licencia para ello del obispo de Cuenca, Diego Ramírez de Fuenleal.

Pero no será hasta el año 1.539 cuando Sebastián Ramírez de Fuenleal, recién venido de América, manda fundar este convento, donando un solar y aportando una cantidad de ducados para su construcción.

La fundación y dotación se produjo en el año 1.542, pero tras la muerte de Sebastián Ramírez continuó con el apoyo a la edificación del convento su sobrino, Diego Ramírez Sedeño de Fuenleal, que finalizó las obras.

 

Vista actual del exterior de la iglesia del convento tras su rehabilitación realizada en estos últimos años a partir del 2.010, ya que el mismo había sido abandonado tras la exclaustración decretada por el ministro Mendizabal en el año 1.835, por lo que lo único que se conserva de él es la iglesia que vemos.

Su fábrica exterior es de mampostería con sillarejos en las esquinas.

El edificio es de estilo renacentista, y se estructuraba en torno al claustro de planta cuadrangular.

El edificio es de nave única con capillas laterales y su cabecera de tipo poligonal con altos contrafuertes que también pueden observarse en los laterales de la nave.

Se conservan al interior pilastras fasciculadas desde donde podrían arrancar las nervaturas de la bóveda de crucería. Desde la planta alta se accedía al coro y a las dependencias conventuales.

 

 

A los pies de la iglesia tenemos la portada plateresca de dos cuerpos realizada con sillares.

El cuerpo inferior muestra un arco triunfal entre pilastras y el superior con hornacinas y escudos.

Encima del segundo cuerpo se remata la portada con ventana en derrame con arco carpanel que a los lados conserva restos de columnillas apoyadas sobre mensulillas, posiblemente para un alfiz que la enmarcase.

El cuerpo inferior tiene un arco triunfal entre pilastras pareadas que sostienen el entablamento. Sobre las basas de cada una de estas pilastras, un par de sillares de los fustes poseen una decoración de tipo circular en el sillar superior y de conchas en el inferior. Igualmente, como a la altura de la imposta hay otras de tipo circular, estando rematadas dichas pilastras con capiteles, abriéndose entre ambas una hornacina de concha a cada lado, con figuras pétreas descabezadas.

En cuanto a la puerta, en la parte inferior de las jambas y a la misma altura que se citaba en los fustes de las pilastras laterales,  también aparecen unas figuras de tipo zoomórfico.

En las enjutas del arco aparece un medallón a cada lado con el busto de Dominicos.

En el segundo cuerpo hay tres hornacinas aveneradas: la central sin figura alguna, y las dos laterales abiertas entre pilastras estriadas y capiteles jónicos, cobijando imágenes pétreas.

A cada lado de la hornacina central un escudo: el de la izquierda de la familia Ramírez de Fuenleal y el de la derecha de la orden de los Dominicos.

Se remata este cuerpo con cornisa sobre la cual, a cada lado, queda decorada con arco de medio punto y jarrón sobre ellos.

 

Vista del costado sur de la nave donde se aprecian los arcos que correspondían a una de las pandas del claustro.

Ábside y lado norte de la iglesia del convento.

Latitud: 39° 35' 53.0844" N
Longitud: 2° 40' 15.1032" W

El Arte en Cuenca - Nota legal

Diseño web por Hazhistoria