El arte en Cuenca

Logotipo

Cuenca: Catedral (14)

Capilla del Arcipreste Barba

Tras la anteriormente citada Capilla de S.Julián, en el semicírculo de la parte trasera de la Capilla Mayor, se encuentra junto a ella esta otra Capilla del Arcipreste Barba, fundada por Antonio Barba, Arcipreste y Canónigo de la Catedral en el año 1.567.

Probablemente fuera Andrés de Vandelvira el autor de la traza de esta Capilla, a la sazón maestro de obras de la Catedral, terminándose la misma en el año 1.568. 

La portada renacentista está formada por un cuerpo principal y un montante. Tras la reja, atribuida a Hernando de Arenas, hay un retablo también renacentista del 1.569, aunque renovado en 1.795, que enmarca una pintura de San Julián, obra de Andrés de Vargas de hacia 1.650.

En la parte central del montante, que se culmina con un fronton triangular sobre unas volutas, se encuentra una amplia cartela con el nombre del fundador y el año en que se terminó la fábrica de esta Capilla.

A cada uno de los lados de ella aparecen las figuras de San Pedro y San Pablo como saliendo de un óvalo, y a sus lados una corta pilastra que se rematan a modo de pináculo con un jarrón repleto de frutas, y delante de dichas pilastras un niño, de pie y sosteniendo cada uno en su extremo el escudo de armas del Arcipreste, blasonado por cuatro cuartele, entre los que se reparten, en forma de cruz, dos castillos y dos calderos, que lleva como emblemas.

El cuerpo principal de la portada tiene dos columnas con fustes estriados y capiteles de orden corintio, con una cornisa sobre ellos, mientras que en las enjutas del arco de medio punto y tallados en la piedra hay dos bajorrelieves en los que se representan la Fortaleza y la Justicia.

El arco engloba el montante de la reja, de chapa repujada, con el escudo del fundador en el centro (con dos calderos y dos castillos); por encima una cornucopia rebosante de frutas y sostenida por dos ángeles, y otros dos por debajo de ellos sosteniendo el escudo, y con otros dos ángeles más pequeños a cada lado; bajo el escudo, y como símbolo de la muerte están figuradsas dos calaveras con sus tibias.

Bajo el escudo figura la fecha del año 1.568.

 

La reja con que se cierra la Capilla es una obra atribuible al artífice rejero conquense Hernando de Arenas.

Está formada en sus laterales por dos pilastras finamente acanaladas y con capiteles que le sirven de marco, y junto a ellas, al interior, un grueso barrote a cada lado para sujección de cada una de las hojas, también con sus capiteles, contando cada hoja con cinco barrotes tornedados de menor grosor.

Cuenta con dos cenefas: la superior, calada, representado ángeles tendidos de dos en dos, en torno a un jarrón con frutos, y la inferior con cabezas de ángeles.

Detalle de la cenefa inferior, situada en la zona intermedia de la reja, ornamentada con policromadas cabezas de ángeles cuyas alas se enlazan a través de unas onduladas bandas en las que aparecen diversos motivos decorativos.  

El retablo del interior de la Capilla, contiene entre sus columnas de orden corintio la pintura sobre tabla que reproduce la escena en la que San Julián recibe la palma de manos de la Virgen, con un coro de ángeles músicos en el lado superior derecho, y un grupo de Santos en el izquierdo, tras la Virgen, mientras que bajo los pies de San Julián, está el báculo episcopal y la mitra sostenida levemente por dos ángeles.

Latitud: 40° 4' 43.2084" N
Longitud: 2° 7' 46.4448" W