El arte en Cuenca

Logotipo

Cuenca: Catedral (03)

Las Naves y sus bóvedas de época gótica

Conservamos de su construcción del s. XIII la Nave central y las laterales, conformadas desde el transepto a los pies por un total de 3 naves con seis tramos cada una, mientras que desde el transepto hacia la cabecera se abre la Catedral en 5 naves con dos tramos las laterales y tres la central más el ábside.

En esta imagen vemos el lateral interno del muro norte de la Nave Central, con las ventanas para su iluminación y en la parte inferior con los vanos formados por arcos ojivales para comunicación con las naves laterales.

Aquí observamos como a través de las vidrieras, con su caráter translúcido y coloreado, se transforma el espacio interior de la Catedral, ofreciendo en los muros una luz irreal en un espacio trascendente, evocando la divinidad.

Así, el edificio pretende hacer a Dios tangible; se hace un edificio transitable y luminoso, con una luz tamizada; la luz, que se va continuamente moviendo a través de su proyección diaria, está hecha a la medida de los hombres.

Imagen de la bóveda del Presbiterio y del Altar Mayor, con el ábside al fondo.

En primer plano, tras el arco, una primera bóveda de crucería sexpartita sobre el Presbiterio seguida de otra similar sexpartita sobre el Altar Mayor, completándose al final de la nave con otra bóveda poligonal que corresponde el ábside.

 

Sobre el Altar Mayor, junto al Presbiterio, se cubre la nave con esta bóveda formada por dos nervios diagonales más uno recto en el medio que se cruzan en la clave constituyendo con sus seis plementos una bóveda de crucería sexpartita.

Le sigue la bóveda gallonada que remata la cabecera de la nave mayor con su ábside poligonal de siete paños.

Los ventanales de iluminación de la nave de la cabecera, sobre la arquería de la planta, están conformados con arcos de medio punto, mientras que tanto los vanos del resto de la nave central y sus laterales góticos son redondos.

El diseño de las vidrieras también es del siglo pasado.

Bóveda de crucería sexpartita sobre el Presbiterio cuyos nervios apoyan en los muros sobre los arcos de comunicación sobre las naves laterales.

Arcos de entrada a las dos naves laterales desde el transepto.

Tras el arco de entrada a esta nave lateral se aprecia su bóveda de crucería gótica, que en este caso es cuatripartita, tanto en este primer tramo como en el siguiente, ya que a partir de ahí se modificaron las naves laterales de su cabecera con la girola.

La nave central, a sus pies, cuenta en sus dos últimos tramos rectangulares con bóvedas de crucería cuatripartitas.

A la derecha las dos bóvedas cuatripartitas en tramos rectangulares, y a la izquierda la bóveda sexpartita en tramo cuadrado sobre el actual Coro, que junto con otra sexpartita a continuación y también sobre el coro forman un total de cuatro bóvedas en esta parte de la nave central.

Detalle de la bóveda de arista cuatripartita antes citada.

Detalle de la bóveda de arista sexpartita antes citada.

Desde el transepto vista del arco de entrada a la nave lateral sur, junto al actual coro.

Vista desde la nave lateral sur con el arco al fondo de la nave lateral tras el transepto.

Interior de la nave lateral sur con sus óculos polilobulados y sus bóvedas de crucería cuatripartitas.

Arco ojival de paso desde la nave central a la lateral donde se aprecia la bóveda de crucería cuatripartita de dicha lateral.

Arco de entrada a la nave lateral con el óculo correspondiente al tímpano meridional de su imafronte.

Este vano de iluminación de la nave lateral está compuesto por un óculo que contiene un círculo en su interior y unos arcos polilobulados, todo ello con una vidriera contemporánea realizada en los años noventa del pasado siglo.

Lateral de mediodía del transepto, con su óculo, lancetas, arco de entrada a nave lateral y nervios de dos de sus bóvedas.

Los ventanales abiertos entre los nervios de las bóvedas se encuentran cegados.

Arcos de entrada a naves laterales desde el transepto y nervios de dos de sus bóvedas. 

Las bóvedas del Transepto

El brazo sur del Transepto está formado por dos bóvedas de crucería sexpartitas rectangulares. 

El cruce de los nervios de estas bóvedas queda decorado con florones como este caso.

Como soporte para el arranque de los nervios centrales de estas bóvedas se utilizaron unas ménsulas como ésta que representa un busto humano. 

En esta otra ménsula figuran tres cabezas humanas.

El centro del Transepto también queda cubierto mediante una bóveda de crucería que en este caso está compuesta por ocho plementos.

A derecha e izquierda de la imagen se encuentran los brazos del transepto, mientras que en la parte inferior se encuentra el presbiterio y la capilla mayor, y en la superior la nave central.

En esta otra imagen la bóveda octopartista con la reja del coro en la parte superior, y las bóvedas del presbiterio y capilla mayor en la parte inferior.

Detalle de los nervios y plementos de esta bóveda en el centro del crucero, que se encuentra bajo la Torre del Ángel, desconociendo el momento en el que realizó el cierre de este espacio si su función era la de cimborrio-linterna, habiendo dejado como único hueco de entrada de luz un pequeño círculo en su centro.

El otro brazo norte del transepto con similares bóvedas de crucería sexpartitas.

Latitud: 40° 4' 42.6432" N
Longitud: 2° 7' 46.2324" W