El arte en Cuenca

Logotipo

Belmonte: Castillo (03)

 

CASTILLO DE BELMONTE (3): Barrera Artillera

 

El recinto principal del castillo se rodea para su defensa de una barrera artillera o barbacana de menor altura que presenta una planta hexagonal irregular para adaptarse al núcleo principal de la fortificación, quedando entre ambas edificaciones un amplio espacio de liza.

Este tipo de construcción defensiva comenzó a desarrollarse e imponerse en algunas fortalezas a partir del siglo XV para poder adaptar la defensa de las plazas fuertes medievales a los nuevos ingenios artilleros que aparecían.

Por ello esta barrera artillera está realizada mediante un grueso muro en sillarejo que se protege con nueve torres o cubos situados estratégicamente, de los cuales cinco corresponden a las puertas y los otros cuatro a unos amplios baluartes semicirculares que cuentan a nivel de planta con una cámara o sala de tiro abovedada con troneras.

En los lienzos más vulnerables del muro sus caras externas desarrollan alambores (taludes para reforzar o evitar ser destruidas las partes inferiores por zapa o bombardeo), e incluso se rodean de fosos aún visibles

En esta imágen del castillo se aprecia tanto el alambor en su barrera artillera como restos del foso.

Otras dos imágenes donde se aprecia la parte oblicua del muro o alambor en esta barrera artillera.

Vistas de la barrera artillera desde el interior de la misma.

Las torres y lienzos disponen de un total de 100 bocas o puntos de artillería distribuidos de la siguiente manera: en la parte baja, a nivel de liza, 28 troneras y en la parte superior, comunicada a través de su ancho adarve que recorre todo este perímetro defensivo, otras 45 troneras más 27 aspilleras.

Troneras abiertas en la barrera artillera.

Diversas formas de troneras

Dichas troneras son de diverso tipo, como son las de orbe y palo, de cruz y orbe y otras que son variante de esta última pero sin la cúspide o parte superior de la cruz con lo que el remate superior toma forma de T, aunque también las hay en T invertida.

Otras formas de troneras

Marcas de cantero

En la parte almenada de esta barrera pueden apreciarse diversas marcas de canteros.

Puntos de apoyo para manteletes

La parte elevada de esta barrera posee un parapeto almenado realizado con merlones escalonados en sillería. Algunos de estos merlones conservan en sus esquinas superiores restos de las ranguas, o puntos de apoyo, de los manteletes, parapetos de madera abatibles que tapaban el espacio abierto entre dichos merlones, es decir las almenas.

 

La barrera artillera tiene tres puertas para su comunicación con el castillo: La Puerta del Campo, La Puerta de la Beltraneja y la Puerta de los Peregrinos, que se detallan a continuación.

 

Puerta del Campo

La entrada principal a través del primer recinto exterior del Castillo, situada al sureste, se realiza por esta Puerta del Campo, la cual contaba con un foso seco que le predecía ya que es la parte más vulnerable de la fortaleza. Se sitúa entre dos recios cubos y cuenta como las otras dos puertas con dos ranguas o huecos verticales para el alzado del puente levadizo, que ha sido rehabilitado últimamente.

Tanto los cubos como el parapeto de la parte superior de la puerta se encuentran almenadas con el mismo tipo de merlón escalonado, poseyendo las dos torres troneras tanto en la parte superior como inferior.

Cada uno de estos cubos conserva en la moldura existente en la base de su almenado restos de una ménsula decorativa, y el parapeto sobre la puerta detenta una aspillera.

En su origen la puerta de entrada poseía solo un arco apuntado de estilo gótico, bajo el cual posteriormente se rebajó su arquitectura construyendo un nuevo arco escarzano, con lo que se creó un tímpano en el que se emplazó el escudo en relieve de D. Juan Pacheco con las armas de Pacheco y Acuña.

Una buena reja de hierro forjado, original de la época, defiende su entrada, a través de la cual se accede al recinto existente entre la muralla exterior y el Castillo, el espacio denominado liza, donde destacan las seis torres de ángulo así como la del homenaje, y desde donde se puede acceder a través de un completo sistema de escaleras al Camino de Ronda que recorre el perímetro amurallado de la barrera artillera.

Escudo en relieve de D. Juan Pacheco con las armas de Pacheco y Acuña.

 

 

Puerta de la Beltraneja o de la Villa

Ésta se abre dentro del espacio amurallado que envuelve a la población, frente a ella en su lado oeste. Fue originalmente el acceso habitual al castillo tras su construcción.

De parecido diseño a la del Campo sus proporciones son más reducidas.

Tiene por lo tanto una puerta con arco de medio punto con reja igualmente de tipo gótico que defiende su entrada, entre dos cubos menos anchos, con su mismo tipo de almenado, aberturas para el alzado del posible puente levadizo, troneras en parte superior e inferior, sin aspillera en el parapeto pero conservando restos de ménsula decorativa.

Restos de la ménsula decorativa de la puerta de la Beltraneja

Puerta de los Peregrinos

Abierta igualmente dentro del espacio amurallado y próxima a la anterior, pero ya orientada hacia el lado suroeste y junto a la muralla que desciende a la población, difiere de las otras dos en que no está concebida entre dos cubos sino que se trata de un único cubo o torreón en el que en su centro se abre la puerta.

Al igual que sucede con la del Campo, sobre la puerta aparece un arco de medio punto peraltado y otro inferior de tipo escarzano, decorándose el tímpano existente entre ellos con dos veneras o conchas de Santiago.

Atravesando esta puerta hacia el interior, antes de entrar a la liza, se puede observar otro vano con arco de medio punto.

Esta puerta no cuenta con reja, pero el cubo conserva los dos huecos para el alzado del posible puente levadizo que tuviese, y troneras en su almenado.

 

Latitud: 39° 33' 28.2888" N
Longitud: 2° 41' 48.1596" W

El Arte en Cuenca - Nota legal

Página web por Hazhistoria