El arte en Cuenca

Logotipo

Alarcón: Castillo

El conjunto de todas sus fortificaciones debió ser uno de los recintos militares más formidable de España, con un papel estratégico de primer grado y reforzado por un importante sistema defensivo que constaba de un buen recinto amurallado y un alcázar.

Efectivamente el conjunto fortificado de esta ciudad-fortaleza estaba constituido por unas torres avanzadas, por tres recintos de muralla y por su castillo.

El Castillo tiene forma irregular y está construido en mampostería con sillares en las esquinas, arcos y parte de la torre.

Se trata de una fortificación de gran volumen, con forma apuntada en triángulo, de gran aspecto defensivo con un sistema de foso que le convierte en el último reducto.

Por formar parte de uno de los recintos amurallados y estar coronado el risco sobre el río, el torreón de vértice forma parte de estos recintos, dejando la torre del Homenaje, de grandes dimensiones, a la espalda, que destaca sobre el volumen uniforme del resto del castillo, coronado mediante imposta con dentículos y remate almenado, encontrándose todo el recinto amurallado en general.

En la actualidad se encuentra totalmente restaurado, siendo su utilización la de Parador de Turismo.

Vista nocturna del Castillo.

La Torre del Homenaje del Castillo, que mira a la villa, tiene planta rectangular y queda rematada en su parte superior mediante un doble almenaje, estando el inferior de ellos formado por matacán sobre ménsulas perfiladas con tres molduras.

Vista parcial del Castillo en su fachada norte.

Fachada sur del Castillo.

Vista general del Castillo y parte de sus murallas.

La primera protección amurallada con la que contaba el Castillo y la población de Alarcón, la más externa, era la Torre y Puerta del Campo, con su correspondiente muralla.

En la foto podemos observar, en lo alto del cerro, la Torre protegida por una muralla que desciende desde ella en dirección norte-sur defendiendo el estrecho espacio existente como única entrada natural a la población. También vemos como la adelantada torre albarrana de defensa tiene su propio recinto murado con plaza de armas.

En esta foto se observa la torre con su propio recinto fortificado y la población con su Castillo.

La Torre del Campo es de planta pentagonal, siendo su aparejo en general de sillarejo, con sillares en las esquinas.

Cuenta con una puerta de entrada colocada a unos seis metros de altura a la que se accedía por una escalera exterior a la que le falta en la actualidad su segundo tramo.

Con huecos irregulares repartidos por cada una de las caras de la torre, las ventanas más altas están formadas por sillares labrados de estilo gótico.

La torre queda rematada por cuatro matacanes.

 

La Puerta del Campo, cuyas muralas estaban precedidas de un foso, tal y como se observa en la foto, en la actualidad esta puerta está desprovista del puente levadizo con el que contaba.

Como entrada al segundo recinto se eleva la Torre del Calabozo o de Enmedio, similar a la del Campo, de planta pentagonal exteriormente, aunque de menor altura.

Construida por orden de D.Juan Manuel en el S.XIV, la torre tiene diversos huecos de ventanas rectangulares, accediéndose a ella a través del adarve de la muralla

A través del arco de medio punto de la Puerta del Calabozo se observa la proa que forma el Castillo. 

Desde esta puerta parten a ambos lados las murallas que impedían el acceso por las laderas.

 

La Puerta del Bodegón, situada a los pies del Castillo forma parte del tercer y último recinto defensivo.

Formando parte del recinto amurallado de la población se encuentra esta Puerta de Chinchilla o del Picazo a la que se accedía desde el puente del río que lleva su mismo nombre.

La Puerta de Chinchilla desde el interior de la población, con la vista al fondo de la Torre del Campo.

La denominada Puerta del Rio, erigida al lado opuesto de la del Picazo, por la que se accede al puente del Henchidero o de Tébar.

Sobre un cerro frente a la población, que rodea un meandro que forma el río Júcar, se levanta la llamada Torre de los Alarconcillos.

Esta torre albarrana al igual que la cercana de El Cañavate son unas atalayas que tenían como objetivo el dificultar el asedio a la población y al Castillo.

 

Esta Torre de los Alarconcillos, obra también del S.XIV, es de planta cuadrada con torres semicirculares en cada una de las esquinas y otra torre más alta circular en el centro.

Junto a ella quedan vestigios de muralla, entre ellos los de un cubo, por lo que tenía la torre un recinto murado que en si mismo supone un pequeño castillo.

El acceso a esta torre de defensa y vigía se realiza a través de una escalera de piedra que se alza en su parte sur, siendo la puerta de entrada de arco de medio punto.

Bajo la escalera queda un hueco al que se accede a través de otro arco de medio punto.

El acceso a la parte más elevada de la torre central por el interior de la misma puede realizarse a través de una escalera de caracol que en su mayor parte carece de peldaños en la actualidad.

Al igual que la torre anterior, esta Torre del Cañavate se levanta al otro lado del río.

Se trata también de una torre albarrana, con recinto propio de castillo autónomo y línea amurallada a modo de coracha que desciende hasta el río, protegiendo así la retaguardia y cortando el posible acceso al recinto amurallado de la población.

La Torre del Cañavate es pentagonal, con tres pisos más terraza.

De la Puerta que tenía este recinto apenas queda algo en pié.

Latitud: 39° 32' 47.5548" N
Longitud: 2° 4' 59.016" W